93 198 07 21 lleal@lorengei.es

A pesar de tener una importancia fundamental en las operaciones de transporte, la trazabilidad no es un aspecto que se implemente plenamente en el sector de la Logística.

Más del 90% de los operadores de transporte de mercancías, en corta distancia, aún no cuentan con las herramientas digitales necesarias para ofrecer información sobre el estado de los envíos en tiempo real ni para digitalizar los albaranes de entrega (POD). Esto se debe en parte a que la cadena de suministro del transporte de mercancías está compuesta por muy diferentes actores, lo que significa que existe una gran fragmentación entre los distintos proveedores de transporte que intervienen en la primera fase del envío y en la última milla. Esta circunstancia dificulta lógicamente la tarea de realizar un seguimiento constante de los envíos a través de la cadena de suministro completa.

Actualmente, la mayor parte de las medianas y grandes empresas cuyas principales actividades o relaciones comerciales dependen de operaciones de transporte de mercancías por carretera dedican una cantidad significativa de tiempo y recursos a realizar un seguimiento y rastreo manual de los envíos, lo que además puede generar problemas, al no permitir disponer de información suficiente sobre el estado de los mismos.

Gracias a la digitalización, es posible realizar un seguimiento en tiempo real de la ubicación de cada envío desde el lugar de recogida hasta el punto de entrega, además de mejorar otras operaciones, como la utilización de puestos libres en los muelles de carga, la planificación de las rutas y los procesos relacionados con el inventario, entre otras cuestiones.

¿Quién interviene en las operaciones logísticas de transporte?

Existen muchos tipos de empresas que dependen totalmente del transporte de mercancías, aunque no se trate de su actividad principal. Este es el caso de los retailers, por ejemplo.

Estas empresas venden directamente a otras empresas con un modelo B2B o B2C, como Carrefour o Alcampo, y dependen del transporte en dos sentidos:

– Necesitan a sus proveedores para mantener sus centros de distribución o almacenes organizados y abastecido.
– Dependen de los operadores de transporte para nutrir sus puntos de venta finales (o lo que es lo mismo: para completar la distribución local de las mercancías desde sus centros de distribución o almacenes).

Por otro lado, hay empresas cuya actividad está más estrechamente relacionada con el transporte: se trata de los transportistas y proveedores de transporte (intermediarios). Entre ellos, están los transitarios, los proveedores logísticos y las empresas de transporte.

Estas empresas necesitan ofrecer un servicio de gran calidad en todo momento para atraer y fidelizar a sus mejores clientes.

En resumen: deben mantener un flujo constante de envíos y entregas de mercancías para asegurarse de que sus clientes (normalmente, retailers), disponen de los artículos necesarios.

¿Por qué la trazabilidad sigue causando problemas en el sector?

trazabilidad en el transporte

Existen varios motivos por los que conseguir implementar un sistema de trazabilidad completamente efectivo es aún muy difícil en el sector de la logística del transporte.

1️⃣ Al tratarse de una industria muy fragmentada, las empresas no encuentran razones que las incentiven para colaborar en el desarrollo de un sistema de trazabilidad efectivo y estandarizado que se aplique en todo el mercado.

2️⃣ Como resultado de esta situación, hay una gran falta de transparencia en el sector, ya que los proveedores no facilitan a sus clientes de forma deliberada datos fiables o en tiempo real sobre la ubicación de los pedidos o los transportistas que utilizan.

Esto se explica porque las empresas que subcontratan a otros proveedores no quieren arriesgarse a que los clientes que solicitan sus servicios sepan llevan a cabo estas prácticas. Temen que no las aprueben o que establezcan un contacto directo con los propios transportistas, ya que podrían pasarles por alto y dejarles fuera del proceso de transporte.

La trazabilidad a lo largo de toda la cadena de suministro es esencial; no solo para mejorar la productividad y optimizar las operaciones para garantizar una mejor calidad del servicio, sino también para prevenir posibles incidentes, como los retrasos, que tengan un coste elevado.

3️⃣ La digitalización insuficiente del sector supone que tanto los retailers como los distribuidores y los productores no puedan acceder a la información necesaria para optimizar sus operaciones y actuar de forma más proactiva (por ejemplo, pudiendo prevenir un incidente en lugar de resolverlo cuando ya se ha producido).

¿Por qué la trazabilidad es tan importante?

Todas las empresas que participan en operaciones logísticas de transporte necesitan información sobre trazabilidad. Los intermediarios y los transportistas deben asegurarse de que gestionan adecuadamente los envíos de sus clientes y de que cumplen con todo lo acordado en lo que respecta a las entregas y recogidas realizadas a tiempo.

Por otro lado, los clientes (por ejemplo, los retailers) necesitan poder acceder a un sistema de trazabilidad para asegurarse de que sus mercancías llegan siempre al consumidor final a tiempo a fin de mantener su nivel de ventas.

Cada día, en todo el mundo se transporta un volumen de carga extraordinariamente elevado, por lo que hasta el menor retraso puede suponer grandes pérdidas para todas las partes implicadas.

?php if ( function_exists( ‘gtm4wp_the_gtm_tag’ ) ) { gtm4wp_the_gtm_tag(); } ?